//
estás leyendo...
Higiene

La higiene del gato

Tu gato, es un animal limpio por naturaleza. A partir de las cinco o seis semanas, el cachorro ha adquirido ya el hábito de su propio aseo y de hacer sus necesidades en el cajón de arena. Para el lamido del pelo, que se llama atusado, se ayuda de su lengua rasposa, que actúa como un cepillo, y de sus patas delanteras.

Además de la utilidad higiénica, este ritual de limpieza tiene otros objetivos:

  • Estimular las glándulas cutáneas e impermeabilizar la piel, lo que le protege contra el frío y el calor
  • Comunicarse con otros felinos, así como las personas, y establecer vínculos afectivos y sociales
  • Relajarse

El atusado es el causante de la formación de bolas de pelo en el estómago. Para prevenirlas sigue estos consejos:

  • Cepilla a tu gato con frecuencia, sobre todo en épocas de muda
  • Dale malta periódicamente
  • Ponle un recipiente con hierba gatera para purgarse
  • Dale alimentos que contengan un aporte extra de fibra para favorecer el tránsito intestinal del pelo

La extrema pulcritud del gato hace que el baño no sea necesario, pero si quieres bañar a tu gato, recuerda:

  • Empieza cuando tenga todas las vacunas puestas, ya que no son muy amantes del agua
  • Cómprale un champú especial
  • Báñalo con poca agua, siempre tibia, y evita las corrientes
  • Vigila que no le entre agua en los ojos ni en los oídos
  • Sécalo con una toalla y después con un secador silencioso

Para un gato que desde pequeño no se le ha habituado al agua, el baño puede convertirse en un martirio. Si lo deseas, puedes ayudarte de un trapo algo mojado o con toallitas húmedas para bebé o con espuma seca.

El cepillado es fundamental, porque evitarás las bolas de pelo en su estómago. Antes de cepillar pasa una manopla en el sentido del pelo y después a contrapelo para arrastrar el pelo muerto.

Si tu gato tiene el pelo corto, basta con que le cepilles un par de veces por semana, con un cepillo suave. Sin embargo, si tienes un gato de pelo largo, es recomendable cepillarlo una vez al día con un cepillo de púas largas.

La limpieza de los oídos debe realizarse cada 15 días. Nunca uses bastoncillos que utilizamos los humanos, pues son muy peligrosos, podrías causarle daños irreparables. Utiliza alguna solución específica de uso veterinario o pasa una gasa mojada con suero fisiológico, sin tocar la parte interna. Si tiene abundante cera oscura y se rasca con frecuencia es posible que tenga ácaros. Acude a tu veterinario para que le haga una revisión.

Por su parte, la limpieza de los ojos debe realizarse con una gasa húmeda con suero fisiológico, eliminando las secreciones y legañas.

La limpieza de la nariz se debe realizar cuando observes que tiene secreciones. Aséale con una gasa impregnada con suero fisiológico.

La formación de placa dental en la boca es el origen de enfermedades bucodentales que puede padecer tu gato. Para prevenirlas aliméntale siempre con pienso seco, realízale la limpieza de las piezas dentales y hazle revisiones periódicas y cómprale juguetes diseñados para la limpieza de los dientes.

El cuidado de las uñas también es importante. El corte de las uñas debe realizarse con extremo cuidado a partir de los 5 meses de edad. Es conveniente que sea el veterinario quien realice esta acción. Si prefieres hacerlo tú, compra unas tijeras especiales, elige un lugar tranquilo y coloca a tu gato de rodillas o pide a otra persona que lo aguante. Tienes que cortar únicamente la punta (la parte blanca), justo cuando la uña inicia su curvatura descendente.

Ten especial atención en la higiene del entorno: tu gato puede dejar de comer y beber si detecta una falta de higiene en sus recipientes de la comida y en su espacio. Puede buscar otro sitio para dormir si su cesto o manta están sucios y llenos de pelos. Si su bandeja esta sucia buscará lugares en la casa para hacer sus necesidades.

La bandeja sanitaria debes colocarla en un lugar tranquilo, de fácil acceso y apartada de la comida. Pon arena abundante para que pueda escarbar antes de hacer sus necesidades y taparlas una vez haya finalizado. Mantén limpia la arena y retira los excrementos a diario. Cambia la arena un par de veces por semana. Finalmente, limpia la bandeja con un chorrito de lejía.

Si tienes varios gatos, tendrás que poner en diferentes lugares varias bandejas.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

BLOG PATROCINADO POR:



Colaboran:

directorio web BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

PUBLICIDAD

Los chollos para tu gato
<!--//<![CDATA[ var m3_u = (location.protocol=='https:'?'https://ads.neurotic.es/www/delivery/ajs.php':'http://ads.neurotic.es/www/delivery/ajs.php'); var m3_r = Math.floor(Math.random()*99999999999); if (!document.MAX_used) document.MAX_used = ','; document.write (""); //]]>-->
La tienda de tu gato Gatos

A %d blogueros les gusta esto: