//
estás leyendo...
Educación

Cómo educar a un gato pequeño

Cuando no está durmiendo, comiendo o acicalándose, el cachorro de gato se pasa el tiempo jugando, saltando, inspeccionando y persiguiendo todo aquello que se mueve. Estas actividades le divierten pero, además, le sirven de entrenamiento para cuando sea adulto.

Aunque esté adaptado a la vida doméstica no olvides nunca que es un cazador y que, como tal, necesita ejercitarse y dar rienda suelta a sus instintos. Precisamente, es en estos momentos cuando el gatito puede empezar a desarrollar conductas inapropiadas. Es importante educarlo cuanto antes, no dándole tiempo a aprender malos hábitos.

Los gatos pequeños aprenden imitando los gestos de su madre y después mediante la experimentación. Repetirá todas aquellas acciones que le reporten algo positivo y eliminará las que le son desagradables.

Esto te permitirá enseñarle. Si lo que hace te gusta, recompénsale. En cambio, si no te gusta su comportamiento, haz que lo relacione con una sensación desagradable.

El período determinante en la educación del gatito se prolongará hasta los 6 meses. Mantén una actitud firme y coherente en la aplicación de las normas, pero trata al gato con ternura para que, de adulto, no sea un gato esquivo, temeroso o desconfiado.

La socialización de tu gato, que empezó con su madre y hermanos, deberás continuarla tú. Va a depender de la cantidad y, sobre todo de la calidad, de los contactos que tenga. Si interactúa de forma positiva, con los distintos individuos con los que va a convivir, lograrás una óptima socialización.

Es fundamental que tu gato reciba la mayor cantidad de estímulos posibles para evitar miedos en el futuro, así que enséñale cuanto antes los diferentes y diversos sonidos, movimientos y olores de su nueva casa.

No hagas movimientos ni ruidos bruscos, el gato es un animal muy miedoso y es capaz de reaccionar muy rápidamente si se asusta.

Trucos para llevarte bien con tu gatito:

  • Háblale con dulzura y mimo
  • Acaríciale suave pero intensamente desde la nuca hasta la cola
  • Cógele el morrito con tu mano y frótale los lados. Haz lo mismo con sus orejas
  • Ráscale en la base de la cola, ¡verás cómo levanta el culete!
Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

BLOG PATROCINADO POR:



Colaboran:

directorio web BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

PUBLICIDAD

Los chollos para tu gato
<!--//<![CDATA[ var m3_u = (location.protocol=='https:'?'https://ads.neurotic.es/www/delivery/ajs.php':'http://ads.neurotic.es/www/delivery/ajs.php'); var m3_r = Math.floor(Math.random()*99999999999); if (!document.MAX_used) document.MAX_used = ','; document.write (""); //]]>-->
La tienda de tu gato Gatos

A %d blogueros les gusta esto: